miércoles, 11 de mayo de 2016

Séptimo año de blog: hasta aquí hemos llegado.


Conduzco en soledad, a través de una carretera que se interna en las montañas. Me dirijo hacia Requena, para impartir una clase sobre enfermedades raras. Una clase especial: voy a hablar ante personas de entre 30 y 50 años, jubiladas en su mayor parte, que jamás han ido a la universidad. Repaso en mi mente el esquema de las tres horas de charla que me aguardan, sopesando por enésima vez la forma mas eficiente de comunicar qué es una enfermedad rara a una audiencia que probablemente jamás ha escuchado la palabra célula, alelo, o mioclonía. No es nada fácil, a priori; pero uno lleva ya unos cuantos años enfrentado a dilemas parecidos. Así que subo el volumen de la música, y dejo que los potentes acordes del último disco de Iron Maiden me envuelvan, confiando en que estaré preparado para el reto. A sus 36 años de carrera (los mismos que cumpliré yo de vida dentro de justo dos meses), la banda suena igual o mejor que el primer día. Y entonces, en mitad de uno de los múltiples cambios de ritmo de la canción, mientras los guitarristas enlazan solo tras solo... sufro una revelación. Estoy ilusionado. Ansioso por llegar y contar mi historia sobre asombrosos mundos diminutos, en los que los átomos se organizan de maneras increíble para lograr que un puñado de células se unan formando algo cuya complejidad excede con creces la suma de las partes que lo forman.

Si no se os ponen los pelos de punta con lo que sucede entre el minuto 9:07 y el 12:30, es que estáis más muertos por dentro que el Eddie de la portada del disco.

Pero claro; siempre cabe la posibilidad de que algo salga mal. Que me falle la inspiración; que subestime o sobreestime a mi público. Que la ciencia no sea tan interesante y asombrosa como creo. Que la gente haya acudido a pasar un rato y echar una cabezadita; que asistan esperando una clase magistral rebosante de erudición y datos complejos. Es un riesgo que siempre aguarda, agazapado en un rinconcito del encéfalo, dando codazos a la confianza que parece llevar las riendas en el asunto (recordad: es el temido síndrome del impostor, que también afecta a divulgadores). Así que llego al pueblo, me pierdo un par de veces - como suele ser mi costumbre - y aparco junto a la Asociación Cultural donde tienen lugar las clases del curso UniSocietat, una iniciativa organizada por la Universitat de València (que paga parte de mis habichuelas mensuales) y el ayuntamiento de varios pueblos interesados en dar a conocer la universidad, sus gentes y sus posibilidades, a personas cuyo arroz académico se considera generalmente pasado en nuestra sociedad. Es una motivación que me inspira, y como ya he dicho, un reto que asumí con gusto en cuanto se me propuso.

Saltamos unas cuantas horas. Regreso a casa con los Maiden de nuevo a tope... y mis temores completamente eliminados. He soltado mi rollo, he disfrutado haciéndolo, y lo más importante: la gente también. La respuesta ha sido inmejorable, gente haciendo preguntas, tomando notas, riéndose a carcajadas... la demostración pura y dura de que no se trata de que la ciencia mole más o menos, interese más o menos. Hay que acertar en cómo contarla, y cada público tiene sus claves. Ese día, yo acerté de pleno. Otros días no tanto. Pero si de verdad todo esto que llamamos "divulgación" debe ir más allá de una palabra que queda chula y que justifique unas cuantas horas de darle a la tecla... si de verdad tiene que servir para cambiar mínimamente la sociedad, su percepción de la ciencia y el interés por descubrir y aprender... entonces esto sí es divulgación. Mi público aprendió la problemática de las enfermedades raras, lo difícil que es investigarlas y lo necesario que es para curar otras enfermedades. No sabían lo duro y complejo que es investigar, y recibieron información de primera mano. Cambió su percepción. Tanto anotado.
¡Apúntense para el año que viene, profes y profas, estudiantes estudiantas e investigadores-oras! (http://somoscientificos.es/)

Esto fue en marzo. Empecé a escribir este post a los pocos días. Estamos en mayo, ha llegado el aniversario del blog y el post seguía sin publicar. La razón viene muy pareja: no he parado de divulgar de verdad. A la cara de la gente. De diferentes edades y condiciones. Desde una guardería hasta una clase de universitarios, a investigadores y pacientes de cáncer, a estudiantes de bachillerato. A este respecto, he participado en una de las mejores iniciativas de divulgación que jamás he conocido: se llamaba Somos científicos, ¡sácanos de aquí!, y con la excusa de una especie de concurso de popularidad de científicos, unos cuantos afortunados hemos chateado en directo, respondido preguntas, vacilado con nuestras fotos chulas de laboratorio y con nuestras ideas locas para contar la ciencia. Hemos cambiado en apenas dos semanas la percepción de muchos jóvenes confusos acerca de la ciencia, su alcance, sus limitaciones, las características de los que trabajan en ella día a día. Ha sido espectacular, instructivo, divertido e inspirador.

En medio de toda esa vorágine, he viajado cientos de kilómetros en un par de días para hablar de ciencia y ciencia ficción, y me he vestido de samurai para discutir sobre la supremacía  igualdad de los biólogos de bata frente a los de bota. Sin olvidar las clases, los experimentos, los exámenes, las colaboraciones con Principia (no os perdáis que la portada elegida para el último número a la venta, es la ilustración de ¡mi relato de ciencia ficción!) y la vida social y familiar. ¿Cómo voy a sacar tiempo para escribir en el blog?


Mis dos intervenciones en el magnífico y espectacular evento Desgranando Ciencia 3. Una de ellas más ridícula que la otra. Creo que está claro cuál.

Pues debo hacerlo. Porque todo lo que acabo de contar a grandes pinceladas ha surgido de estas páginas virtuales. Jamás lo planifiqué así, pero si estoy empezando a descubrir que mi auténtica vocación es dar charlas, clases, enseñar, compartir lo que he aprendido y hacerlo en forma de historias y narraciones cargadas de humor y espontaneidad... ha sido gracias a romper el hielo con este blog, este rinconcito de libertad absoluta, de búsqueda de un estilo, de un objetivo, de entrenamiento continuo. Han sido siete años de sorpresa, que han terminado conmigo dando los últimos retoques a la maqueta de un libro de divulgación que me ha encargado alguien que me conoció "por un blog muy gracioso". ¿Cómo no sacar unos minutos para escribir un post de cumpleblog agradeciendo a todos los que han contribuido a la cantidad de cosas que he contado, empezando por los que alguna vez han leído con cierto interés estas locuras jindetrésicas?

Haga tres meses, dos años o quince desde el post anterior, jamás consideraré que este blog está muerto, cerrado, o abandonado. Mientras me quede un mínimo de fuerzas para aporrear las teclas, pasaré por aquí, y soltaré alguna (absurda) reflexión como la presente.

Siete años, y hasta aquí hemos llegado; menudo recorrido. Para muchos puede no parecer gran cosa, pero para mí, sencillamente, me han dirigido hacia un lugar en el que me siento realizado, feliz y satisfecho. Y con muchas, muchas ganas de seguir disfrutando, aprendiendo, mejorando y buscando nuevos caminos. Nunca fue el blog más leído, más comentado ni más difundido; pero es mi rinconcito, con el permiso del compañero Banchsinger que me lo cuida y revive de cuando en cuando. Pero este blog me ha moldeado a mí mismo, tanto como yo a él. Si estás leyendo estas líneas, te doy las gracias. Y permíteme que te invite a exclamar conmigo:

Larga vida a ¡Jindetrés, sal!



24 comentarios:

  1. Litos San,
    Te voy a dar yo a ti Supremacía de la biología de bata..... ainsssssssssssssss. Muchas felicidades Don Litos (que ya hay que llamarle de usted). Felicidades por las iniciativas que llevas a cabo, felicidades por no dar por muerto este blog, felicidades por haber encontrado tu rincón, tu experiencia, tu afición y casi tu trabajo. Brindemos virtualmente para que así siga siendo durante muchos mas años.

    Saludos de Óscar San

    ResponderEliminar
  2. ¡Oh!, pero qué grande que eres Litos, y qué grande es ¡Jindetrés, sal! ¡Felices 57 años (sin el 5 de delante)!, quién lea entienda xDDD

    Me he sentido muy identificada con el hilo de tus reflexiones cumpleblogueras: la emoción del 1.0 de la divulgación (las charlas, Somos científicos,...) y la imposibilidad de clausurar un blog que ha sido el detonante de todo ello... ¡Y eso que no llego ni a la suela de tus zapatos!, ¡madre mía!, sí que no has parado este séptimo año. Un placer haberte conocido y haber disfrutado de tus delirantes historias jindetrésicas, de tus chistes y movidas, de interminables debates por Twitter y saltando de blog en blog, y también haber compartido momentos 1.0 en Granada :D

    Si me paro a pensarlo... y como creo que te digo en cada entrada cumplebloguera xDDD... tanto Óscar como tú habéis influido mucho en mi manera actual de ver el mundo y de divulgar: tus reflexiones ante la investigación y las enfermedades raras (¡y acabar rozando tangencialmente el tema en mi tesis!) en JoF, las entradas por seriales de Jindetrés, la manera de recibir a los que piensan distinto por esta blogocasa y de debatir con ellos, entradas como Robin Williams y el estigma (¡ay!, daré una charla de eso el 31 de mayo y estoy temblando cual flan), y buf, seguro que me dejo un montón de momentos más.

    Sigue así, dr Litos: sin parar, sea lo que sea en lo que estés metido :) y deseando leer ese libro tuyo :) ¡muchas felicidades por estos (im)productivos 7 años xDDD (conste que para mí han sido tremendamente productivos :D)!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades tocayo! Eres muy grande y el mundo a ganado mucho con Jindetrés, sal!, pero más aún con tus charlas, con tu humor, con tus historias, con tus cómics... Me siento muy afortunado contándote entre mis amigos, y pudiendo pasar, aunque sea algunos ratitos charlando, riéndonos, compartiendo unas cañas o escuchándote. Me ha llegado mucho a la patata leer que has descubierto lo maravilloso que es enseñar, contar cara a cara a la gente lo que haces, lo que es la Ciencia y la investigación y me siento muy identificado con eso que dices. Gracias por todo, gracias por ser como eres, y gracias por tu gracia. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras se me acaba de colar un "a ganado". Sácame los ojos o algo, que me lo merezco. Sorry, no puedo editar el comentario... :(

      Eliminar
  4. Gracias de corazón a los 3, qué momentazos sacáis a la luz, y qué alegría haberos puesto cara y cuerpos y haber compartido con vosotros esas aventuras granaínas. Sin duda es cierto que lo mejor que nos da este mundillo es conocer gente tan molona a los que podemos llamar sin rubor alguno AMIGOS, con mayúsculas. Todos me habéis inspirado en algún momento, y como dice mi tocayo cuando disfruto dando clase me acuerdo siempre de esos grandes profesores como Biogeocarlos, que me han inspirado para parecerme a ellos. Y los jovenzuelos de más arriba (lo siento tocayo pero nosotros ya somos viejóvenes) inspiran también a su manera, con su energía infatigable y su activismo divulgoso. Llegaron pisando fuerte y hay que poenrse las pilas para estar a su altura!! Si no, anda que me dejaría embaucar en las locuras que me mete el Óscar-san de las narices... XD

    Tranquilo Carlos que auqnue en internet se escriba con tinta, todos entendemos el efecto dedo morcillón XDD

    Abrazos emosionados, my friends

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas felicidades! De mi retiro por bebé y trabajo lo que más hecho de menos de la divulgación son las personas y Litos y los que comentáis aquí sois parte importante de la ecuación. Mucho ánimo y a seguir con esta maravillosa locura ;)

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo entre la bruma el día en que, entre la algarabía común de aquel feliz laboratorio, ya hace siete años, dijiste que habías forjado en megabytes aquella idea que surgió unos cuantos días antes en alguna conversación inter-bancada a 5 o 6 bandas con el ánimo de contar, entre otras cosas, las avalancha de chorradas que surgían en el día a día de pipeta y gel, que eran muchas y variadas. Ese día hacía Sol y este se filtraba por la arcana y maltrecha fachada de ese viejo edificio que formó a varias generaciones de científicos. Nunca pensé que iba a llegar tan lejos, más que nada porque enseguida empecé a ver flaquear las fuerzas de los integrantes iniciales de la Comunidad del Enzima de Restricción. Pero mira tu por donde, por suerte, tu sola genialidad alejó a los Nazgûl del fracaso, por eso es tu rincón, tuya fue la idea y tu le salvaste la vida. Yo solo pego un cartel con dudosa ortografía de vez en cuando, porque sino tampoco lo pegaría en otro lado. Por eso más que parte de esto, me siento agradecido. Además, porque de refilón, también me ha arrastrado en la medida de mis posibilidades ha hacer algo que también me gusta y de lo que no tenía ni idea: Divulgar y conocer a buena gente sin conocer su estatura.
    Yo diría, que este blog esconde una buena moraleja: para saber si puedes llegar a correr, primero debes empezar andando. Si tienes lo que hay que tener, lo descubrirás por el camino y a tu velocidad.

    Larga vida a ¡Jindetrés, sal!

    ResponderEliminar
  7. Larga vida, Litos!

    Parece mentira los derroteros que va tomando la vida. Con este blog, y aunque no son los 7 años que te conozco (yo llegué algo después), te he visto madurar como persona y como científico, muchas veces a base de palos... desengaños, frustraciones... que también he sufrido yo. Y buscarte tu propio camino. Estoy feliz, muy feliz de ver que estás encontrando un lugar y sobre todo, que estás a gusto ahí, haciendo lo que haces. Estoy segura que recibes, pero también de que es mucho lo que das y afortunados son los que lo reciben.

    Espero encontrar yo también un camino, el mismo, otro, no sé. Uno en el que pueda sonreír mientras me dirijo hacia él y en el que sienta que estoy haciendo algo útil y que lo he hecho bien cuando salga.

    Gracias por ser como eres, por hacer lo que haces y por hacerlo bien. Solo te mereces lo mejor.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zombi, Banchsinger, Amara... qué pedazo comentarios. La crónica de la gestación de Banchsinger me ha resultado especialmente conmovedora, como podréis imaginar; cuánto debo a esos tarados del labo que me animasen a contar las paridas, aunque luego pasasen tanto de colaborar :D

      El comentario de Amara también me ha conmovido; amiga, no sé dónde acabaré pero disfrutar como lo hago contando ciencia en diversos formatos, no lo disfruto hace mucho tiempo haciendo experimentos ni escribiendo papers. Algo tiene que significar. Donde no hay pasión, no hay forma de ser eficiente... pero bueno, en la vida todo va por rachas, así que vete a saber dónde estaremos de aquí a 7 años más y qué pensaremos de todo esto.

      Y Zombi, prodígate más hombre, que se te echa de menos!! Eso significa que la vida va a tope, también es bueno. Abrazaco

      Eliminar
  8. Como todo el mundo habla de tu grandeza, te voy a dedicar un fragmento sobre la grandeza. Te dejo como deberes que reconozcas de dónde lo he sacado:

    «La grandeza es una experiencia transitoria. Nunca es consistente. Depende en parte de la imaginación humana creadora de mitos. La persona que experimenta la grandeza debe percibir el mito que la circunda. Debe reflexionar que es proyectado sobre él. Y debe mostrarse fuertemente inclinado a la ironía. Esto le impedirá creer en su propia pretensión. La ironía le permitirá actuar independientemente de ella misma. Sin esta cualidad, incluso una grandeza ocasional puede destruir a un hombre»

    Eres uno de mis favoritos, uno de mis héroes de la divulgación. Pocos saben llegar donde llegas con el humor y la ironía. Pocos escriben como tú. Pocos son tan generosos y coherentes. Gracias por todo.

    Te admiro, amigo. Y echo de menos más tiempo de charla en las pocas veces que hemos coincidido.

    7 años. La leche. Aquí seguimos los incombustibles. ¡Larga vida a la divulgación amateur!

    ¡Un gran abrazo, Doc!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el amor de Asimov, cómo me sacas los colores amigo. Menos mal que me has metido la cita esa sobre la grandeza, que viene al pelo entre tanto halago y tanto palmeo XD Pues me tenía desconcertado, primero pensaba en algo de Asimov pero era demasiado obvio, luego he pensado en Tolkien, pero no he tenido paciencia y he googleado; me encanta, otro de mis libros favoritos, lo que pasa es que como lo leí en inglés y hace años, estás tú que podía haber identificado la cita!! Pero qué buena referencia, lo dicho, me apunto y casi enmarco ese párrafo magnífico.
      No he dicho antes de coña que he tenido buenos modelos, para mí la era de oro de los blogs la inaugura el tuyo entre unos cuantos más, solo por tu serie de la mitología y la ciencia ya tenemos inspiración durante años los que nos empeñamos en juntar ciencias y letras. Así que tus palabras de alabanza me valen mucho, muchísimo. Gracias por seguir ahí e incluso dejar comentarios, un arte perdido que sólo los blogviejunos apreciamos de verdad :_D

      Abrazo enorme, yo también veo urgente que charlemos en persona como mínimo una hora o dos, no cinco minutos corriendo como siempre.

      P.D.: lo de Bachinger me ha sonado a "Bazinga!" jajaja!

      Eliminar
  9. Ah, y otro abrazo para Bachinger, que no me olvido de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Banchsinger", of course, que me ha quedado un híbrido entre compositor y máquina de coser XD

      Eliminar
    2. Muchas gracias tocayo!! algún día, cuando nos veamos en persona... te contaré de donde me viene el apodo... que bien podría haber sido la variante que tu propones..XDDDD

      Eliminar
  10. Larga vida a jindetres, sal!
    A) creo que hace cinco curso que enlacé en mi aulra virtual de segundo de bachillerato alguno de vuestros post. Y cada vez que imparto ese nivel mis alumnos dejan constancia de haberlo leído con un comentario.
    b) Mis alumnos de diversificación curricular se descojonan cuando les digo que los bancos de laboratorio se llaman poyantas y los castigo a irs a la última poyata por hablar. Y yo me descojono pensando en el mítico post de los dibujitos de las poyatas.
    c) He cometido el error de no apuntarme en tu taller del congreso CTEM del próximo fin de semana, nos desvirtualizaremos por los pasillos. O me colaré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. LLevo dos horas metiendo preguntas de respuesta múltiple en Plicker, de ahí la empanada mental.
    D) A y B són los argumentos por los que no deberías cerrar el blog. aunque la publicación sea intermitente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, qué guay si nos desvirtualizamos este finde!Podré agradecerte en persona el que nos hayas motivado tanto a seguir escribiendo cosas más didáctica, sabiendo que algunos las usabais en clase y todo :D

      Y no pienso cerrar el blog, lo escribí así para vacilar un poco pero suponía que se entendía que mi intención es seguir dando guerra, jeje...

      Eliminar
  12. ¡Y que cumpla muchos más!

    Sólo decir que desde que descubrí ¡Jindetrés,sal! lo he disfrutado mucho, y te escribo con admiración ante todo este trabajo (aún sigo emocionada por haber podido presentarte mis respetos esta mañana xD).

    He de decir que como simple alumna entre tanto profesional, con este comentario me siento bastante novata, pero qué menos que darte las gracias por este gran blog, que tantas veces me ha recordado que la ciencia tiene un sentido más allá de los apuntes y los exámenes.

    Espero que sea por muchos años más. ¡Muchas felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina no digas tonterías, es un honorazo que te pases a comentar, y más con la ilusión que me ha hecho que vinieras a decirme después de clase que leías el blog! Espero que no dejes de hacerlo.
      Gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  13. Dr. Litos: Lindas palabras, luego de 7 años...justo cuando en una pareja se plantea un punto de inflexión, una comezón, te observo a tí inquebrantable, agradecido y feliz con tu blog...es que no es poco.
    Por otros 7, con la misma energía que conservas y contra todo principio natural.
    ¡Salud desde Argentina!
    CECI
    PD: que el "hasta aquí hemos llegado" no sea un punto final sino un, hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias CECI! Qué ilusión que me feliciten transoceánicamente!
      Por supuesto que hasta otra, aquí seguiremos!

      Eliminar
  14. ¡¡¡Enhorabuena, Doctor!!! Da un poco de pena ver lo desolados que están los blojs y siempre andamos justificando lo poco que escribimos, pero a estas alturas toca admitir que no son crisis pasajeras, sino que la era dorada de este formato ha pasado. Pero lo importante de un bloj es el autor, y como en otros casos aquí lo que ha habido es una metamorfosis. Quien sea lo suficientemente viejo como para recordar el videojuego de LOOM lo entenderá todo con una palabra: "trascendencia". (Ya, es una chorrada, pero me vienen a la cabeza los cisnes volando, abandonando las ciudades).

    Hale, enhorabuena y larga vida a Jindetrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bueno mi querido invertebrado, la verdad es que viendo que habéis pasado los buenos amigos a dejar vuestros buenos deseos, ya no parece esto tan desolado. Estoy muy contento con la respuesta del cumplepost este. Especialmente cuando te comenta alguien que menciona una joya como el LOOM (tengo pendiente escribir un post sobre Monkey Island, a ver si me animo por fin un día de estos, al menos tú lo apreciarás).

      Preciosa imagen de trascendencia, aunque como se pase Eulez, entre la trascendencia, los libros, los palmeos y los halagos, me quema el chiringuito en un arrebato egoblogoirrelevante XD

      Gracias por pasarte, insigne professor (o era proffesor?)

      Eliminar
  15. Siete años puede ser mucho, o poco...depende cómo se mire, pero para alguien que escribe en un blog son siete años de ir juntando amigos...un bonito camino. Mis felicitaciones desde Chile, que gracias a la tecnología nos acerca y no existen océanos entre nosotros...¡que maravilla! Y no, los blogs no están muertos porque son la mejor manera de contar las novedades en ciencia y llegar a personas comunes y corrientes como yo, y a científicos que aportan sus puntos de vista.

    Te reitero mis felicitaciones, y ojalá pueda comprar tu Epigenética...Ojalá.

    ResponderEliminar

Como dijo Ortega y Gasset, "Ciencia es aquello sobre lo cual cabe siempre discusión"...

¡Comentad, por el bien de la ciencia!